La paradoja del cine…

En una de las primeras sesiones se habló de que después de unas clases de cine y una sesión de rodaje ya nunca volveríamos a ver igual las películas y, tras dos fines de semanas tan intensos como agotadores y divertidos, podemos corroborar que es cierto. Ya nunca más veremos una película con aquella mirada inocente. Es la paradoja del cine; una vez que lo destripas ya nunca vuelve a tener la misma magia pero te conviertes en co-creador de esa magia que desprende.  Anécdotas miles, apodos y nombres postizos, amigos que nacen,  posibles flirteos, cansancio, mucho frío, mucho calor, experiencias vecinales, batucadas improvisadas, descubrimientos sorprendentes, vino del país, chicharros fritos, tortilla de papas, buenas actrices que no sabían que lo eran, chuletadas…son algunas de las cosas que hemos vivido durante estas dos semanas de rodaje.

Experiencias comunitarias e inolvidables, un proyecto de cine colectivo y personas maravillosas son los ingredientes de ésta receta que sabe a “Fresas salvajes”, a “Jamón, jamón”, a “Ratatouille”, a “Chocolat” y a “Tomates verdes fritos”.

Con la vista puesta en la muestra del día 22 de junio en la plaza del barrio de San Honorato y el corazón puesto en cada sesión que nos queda…

¡seguimos!

Pincha aquí para visitar la galería de imágenes del primer fin de semana de rodaje

Pincha aquí para visitar la galería de imágenes del segundo fin de semana de rodaje

One Comment on “La paradoja del cine…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *